SIGANOS EN    

facebooktwitter

Miércoles, 29 Marzo 2017

A 3 años de un ascenso que coronó un centenario de gloria

Miércoles 29 de Junio de 2016 23:52

alt

El Torneo Argentino “B” 2012-13 marcó la vuelta a lo campeón del Club Chaco For Ever como un grande del interior del país: en una infartante definición desde los 12 pasos, el Albinegro volvió a conseguir un ascenso, para llegar a lo que hoy se conoce como Tornero Federal “A”.

 

El camino fue duro, sinuoso y lleno de obstáculos. Pero en la retina de la memoria, sólo queda una imagen vívida: la alegría de 18.000 Negros que alentaron hasta el delirio aquel 30 de junio de 2013, una tarde de sol, pero fría, que terminó de noche y llena de calor.

 

 

A tres años de la epopeya, un recorrido por diez meses de intensas batallas futbolísticas para lograr un objetivo: regresar a Chaco For Ever a los primeros planos del fútbol argentino.

NUMEROLOGÍA

La numerología, tabla de salvación de cabuleros, a veces sirve para ilustrar una hazaña: habían pasado 13 años de frustraciones después de tocar el cielo de la Primera “A”, una quiebra, un salvataje épico y la urgencia de triunfos.

Justo en el año del Centenario, For Ever fue uno de los 100 equipos que formó parte de ese extenuante y exigente campeonato que comenzó cinco días antes de la primavera de 2012, para, extrañamente, florecer en otoño de 2013.

For Ever jugó 36 partidos en total, ganó 19, empató 9 y perdió sólo 7 encuentros. Hizo 48 goles y le convirtieron 32, lo que hace una diferencia positiva de 16 goles a favor.

 

INICIO

Los 100 equipos del Argentino “B” se agruparon en siete zonas geográficas.  Seis grupos de 14 equipos y uno (la Zona Patagónica) con 16 participantes, subdivididos en dos zonas de ocho.

Al Albinegro le tocó la Zona 4 junto con Atlético Colegiales (Concordia, Entre Ríos),

Sarmiento y Fontana (Chaco), Club Comunicaciones  (Mercedes, Corrientes), Gibson Brown (Misiones), Club Deportivo Rosamonte (Apóstoles, Misiones).

La lista se completó con Club Deportivo Mandiyú (Corrientes), Club Social y Deportivo Textil  Mandiyú (Corrientes), Sol de América (Formosa), Club Sportivo General San Martín (Formosa), Club Sportivo Las Heras  (Concordia, Entre Ríos), Sportivo Patria (Formosa) y Huracán Football Club (Goya, Corrientes).

Se clasificaron cuatro equipos para la siguiente fase: For Ever, Sarmiento, San Martín, Rosamonte, a los que se agregó Gibson Brown como uno de los mejores quintos.

Poco antes del carnaval de 2013, y para recuperar el Gigante en todo su esplendor, se reinauguró la iluminación del estadio de la avenida 9 de Julio 2222. Y fue un resultado con luz: For Ever le ganó 2 a 1 a San Martín de Formosa.

 

PASO DOS

For Ever fue uno de los 32 equipos que disputaron la segunda fase, divididos en ocho grupos de cuatro integrantes. Ganó el Grupo F, escoltado por Sportivo Las Parejas (Santa Fe), más atrás quedaron Atlético Paraná y Rosamonte.

Por haber obtenido el primer puesto, el Albinegro clasificó directamente a la cuarta fase, de un torneo exigente, más la presión de los hinchas por volver a conseguir un ascenso tras 13 años de sequías.

 

MANO A MANO

Como la guerrilla en un partido de truco, a partir de la cuarta fase del Argentino “B” la cuestión era mano a mano, es decir, partido de ida y vuelta.

Entrado junio de 2013, For Ever tuvo que viajar a La Banda (Santiago del Estero) para enfrentarse a Sarmiento (como si no bastase con los designios numerológicos). El partido fue un trabajoso empate 0 a 0.

La vuelta en el Gigante de la Avenida comenzó mal, los santiagueños se adelantaron en el marcador, pero el Negro reaccionó y anotó cuatro goles seguidos, en lo que parecía una goleada histórica. Pero es For Ever y, como dice su hinchada, sino no se sufre no vale. A los 43 minutos del segundo tiempo, Sarmiento se puso 4 a 3 y la algarabía dejó paso a la nerviosa sombra de otra semifinal desaprovechada. Pero no, cien años de historia son demasiados para tirarlos por la borda.

 

EL ÚLTIMO PELDAÑO

Y así el Albinegro llegó al partido definitorio contra un viejo conocido: Juventud Unida de Galeguaychú (Entre Ríos). Y otra vez, si no se sufre no vale. Tanto en el partido de ida, en tierras entrerrianas, como en el de vuelta, jugado en Resistencia, el trámite fue intenso, nervioso, con dientes apretados, corazones calientes y las cabezas lo más frías que podían los jugadores.

Las piernas pesaban. Juventud logró imponerse por 1 a 0 en su casa. Ya en Resistencia, el resultado se iba a invertir. For Ever ganó 1 a 0, pero en esta instancia no había ventaja deportiva. Así que finalizado el cotejo, penales o disparos desde los 12 pasos.

Los 18.000 hinchas pugnaban por saltar a la cancha. El Gigante de la Avenida bramaba, sólo como lo había hecho 13 años atrás. Cuando ya no quedaban uñas por comer ni promesas por hacer, la maravillosa lotería quedó en Chaco: 3 a 0.

 

Delirio, llanto, alegría, felicidad, una provincia que un 30 de junio de 2013 se vistió con sus mejores colores blancos y negros, como desde hace cien años, que nunca fueron de soledad. 

alt

 
top