SIGANOS EN    

facebooktwitter

Miércoles, 22 Noviembre 2017

For Ever, como un museo a cielo abierto

Viernes 26 de Febrero de 2016 17:54

alt

En el corazón de Villa San Juan se levanta orgulloso el Gigante de la Avenida, el estadio del Club Atlético Chaco For Ever, con más de un siglo de historia, que incluye la gloria de jugar el Torneo de Primera División de la AFA (Asociación del Fútbol Argentino), el purgatorio tras un proceso de quiebra institucional, y un presente que invita a soñar. 

 

La actualidad, muestra al Albinegro volviendo a sus mejores épocas, siempre con esfuerzo, pero con el objetivo bien claro: volver al Nacional “B” y después a la Primera “A”. Fortalecido en lo deportivo, ahora, de la mano de la Comisión Directiva, comenzó una nueva e innovadora faceta de incorporar la cultura como modo de estrechar vínculos con sus hinchas y con las populosas barriadas que circundan al estadio de 9 de Julio 2222.

 

 

Así, las paredes de For Ever comenzaron a dialogar con su entorno, de la mano del artista Freddy Filete, que, como su nombre lo indica, es un especialista en fileteado, con un sueño bien firme: “Convertir al estadio en un museo a cielo abierto”.

Todo comenzó el año pasado, cuando Freddy vino a la sede del Gigante para comprarle una camiseta a su cuñado, fanático de For Ever que estaba pasando por una delicada situación de salud. Foto en las redes sociales mediante, Catriel Cerrutti se contacta con el fileteador para proponerle hacer murales.

De inmediato, se realizó una reunión con el presidente de la institución, Héctor Gómez. “Lo que más me motivó es que Héctor me escuchó, me prestó atención y se mostró interesado, lo que no significa que a todo dijo sí”. Así, nació el mural ubicado en calle 14, junto a boletería.

Luego, el devenir de las cosas llevó a Filete a Santiago de Chile, donde su trabajo social lo vinculó a hinchas del Colo Colo, conocidos como Plataforma Social. “Realizan un trabajo muy interesante de contención con los chicos del barrio. Trabajamos juntos e intercambiamos. Los hice hinchas de For Ever y les regalé una camiseta. Ahora siempre me preguntan ‘cómo va el equipo’. Sueño con poder hacer un intercambio: llevarlos a los colocolinos a Resistencia y a los albinegros a Chile”.

Ya en 2015, surgió realizar otro mural, esta vez sobre calle 15 (donde “una pasión” quedó estampada y fileteada en el muro) y comenzó a tomar forma un sueño: que las paredes del estadio hablen de la pasión de los hinchas del Negro, convirtiendo una cancha de fútbol en un espacio que sea parte de todoel pueblo albinegro.

Filete, Catriel, Daniel Miranda -más conocido como “Cebolla”-, Adela Muller, Emanuel Rosales, con la asistencia técnica de “Ñoqui” Pacce. “Siempre busqué relacionar al fútbol, al deporte, con el arte, como un santuario para hinchas”, explicó el artista.

“Que la gente se quiera sacar una foto con el mural para mí es buenísimo. La idea es que la gente del barrio, los hinchas, se sientan representados. En definitiva, lo que buscamos es vestir este santuario (por el estadio) con imágenes y frases que representen al club”, añadió. Además de artística, su labor es formativa, porque invita a los jóvenes de los barrios a participar de la actividad, con lo que les enseña, además, el arte del letrista de carteles.

La esencia colectiva es lo que estimula al artista: “La idea es que varias manos comulguen en el mismo lienzo (las paredes) y que no dependa de una acción individual de un artista, de una musa burguesa”. Para lograrlo, se propone avanzar una vez por mes con murales cubriendo todas las paredes del Gigante de la Avenida, porque “para enseñar, lo que se necesitan son paredes y pintura, más la participación de la barriada”, explicó.

Torta frita y tereré, lo ayudan a pensar más lejos aún: “Quiero avanzar y pintar paredes en el barrio, recuperar esos espacios que mantienen pintadas de candidatos (políticos) cuando es un tiempo pos electoral”.

Filete se emociona cuando habla de la posibilidad de unir arte, deporte, educación e inclusión: “No hace falta vivir de la teta del Estado cuando hay voluntad. Por eso reniego un poco de los que se quejan de no poder contar con esa asistencia. Lo único que hace falta en este caso, es pintura y paredes para crear arte, vincularlo al deporte y dejar un saber hacer a los jóvenes, que es el arte del letrista”, señaló, antes de avanzar con el fileteado a la espera del guiso comunitario de la noche preparado por Eli.

 
top